Maffo, último obstáculo en el avance hacia Santiago de Cuba

Viernes 18 de Diciembre del 2015 | 17:16
Autor: 
María Luisa García Ilustración: David Yabor
0
0
(Sin votos)

Fuerzas del Primer y Tercer Frentes, comandadas por Fidel, iniciaron el 10.12.1958, la toma de Maffo —entre Bayamo y Santiago de Cuba—, pueblo que abría el paso hacia la capital oriental.

En la mañana, los rebeldes entraron al poblado; pero el enemigo se había replegado hacia el Banco de Fomento Agrícola e Industrial de Cuba (Banfaic), cuyas instalaciones brindaban una excelente defensa, agua y alimentos para una resistencia prolongada.

Allí se concentraron más de 130 hombres de infantería, pertrechados con morteros, abundante parque y dos ametralladoras con las que hicieron mucho daño. Estaban también las guarniciones del central América y de Contramaestre, que buscaron la protección de la edificación que alojaba al Banfaic.

Los rebeldes, al mando de Arsenio Peña, Reinaldo Mora, Rubén Fonseca, Rafael Verdecia y Leopoldo Cintra, sitiaron Maffo, y combinaron cerco, hostigamiento y emboscadas para enfrentar los refuerzos que pudiera mandar el enemigo.

En verdad, uno solo fue enviado para evacuar la compañía y fue rechazado el 16 de diciembre. A partir de entonces, la tropa sitiada solo contó con el apoyo aéreo, que bombardeó el pueblo arrasando varias casas. Sin embargo, los suministros lanzados desde el aire fueron capturados por los guerrilleros.

Los soldados del ejército resistieron tenazmente, amparados en su ventajosa posición defensiva.

Veinte días de intensos combates convirtieron esta acción en una de las más largas de la guerra. En plena ofensiva final, el Ejército Rebelde tomó Jiguaní el 19 de diciembre y Palma Soriano el 27; pero Maffo seguía siendo el único reducto en manos del ejército entre Bayamo y Santiago de Cuba.

De Palma Soriano se trajo un carro de bomberos lleno con cinco o seis mil litros de gasolina, listo para explotar. La guarnición no se rendía, pero Fidel le hizo ver con claridad la situación y la convenció de que depusiera las armas; lo que ocurrió el 30 de diciembre.

Mientras duró el cerco, los rebeldes decretaron varias treguas durante las cuales se les permitió a los soldados sitiados la visita de familiares para que los disuadieran de seguir resistiendo.  En Nochebuena se les ofreció una cena.

    Los rebeldes y el pueblo de Maffo enfrentaron el implacable fuego de los morteros y la aviación enemiga. Esta victoria garantizó que no hubiera entre esta ciudad y Bayamo una sola fuerza enemiga que pudiera interferir en la toma de Santiago de Cuba.

 

Con una tanqueta T-17 Staghound arrebatada a la tiranía, el combatiente revolucionario Pedro Miret decidió el combate.

 

Bajas rebeldes

5 muertos

20 heridos.

Bajas del ejército de Batista

un muerto,

más de 10 heridos.

Prisioneros

un comandante,

5 tenientes y

124 soldados.

Ocuparon

134 armas, miles de cartuchos  y otros medios.

Valorar:
Sin votos

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Normas

- Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

- No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

- Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Convocatoria a Premios

zunzun1

Boletín

Suscríbete a nuestro boletín digital.