Serafín Sánchez Valdivia. Combatiente de las tres guerras.

“Me han matado, no importa, que siga la marcha” Serafín Sánchez

 

Insigne espirituano que alcanzó los grados de mayor general por su excepcional aporte a la causa de la independencia tanto en el campo de batalla como el escenario de la política. En octubre de1868 deja el aula como profesor para marchar a combatir en su tierra natal en la tropa de Honorato del Castillo, a quien acompañó a la Asamblea de Guáimaro. Participó en el combate de Jimaguayú, en 1873, donde cae Ignacio Agramonte. Fue uno de los cubanos dignos que rechazó el Pacto del Zanjón y siguió conspirando con el nombre de Magón.

Cuentan que su honradez a toda prueba, su carácter, su valentía, su don de gentes, su inteligencia, su patriotismo, su nobleza innata hicieron de él un natural conductor de hombres, un jefe victorioso que jamás cayó en poder del enemigo —ni siquiera después de su heroica muerte en combate.

En 1879 firma la Protesta de Jarao, protagonizada por Ramón Leocadio Bonachea, dejan la lucha sin acogerse al pacto. Se alza en la Guerra Chiquita, pero en 1880 tiene que salir de Cuba como exiliado, en el extranjero vivió de su labor como tabaquero, nunca utilizó el dinero de su familia.

En República Dominicana trabaja y conspira. Colabora con el Plan Gómez-Maceo (1884-1886). En 1892 participa con Martí como uno de los jefes del frustrado plan de la Fernandina.

Llega a Cuba el 24 de julio de 1895, en una expedición junto a Carlos Roloff, el general José Mayía Rodríguez, Fermín Valdés Domínguez y el colombiano José Rogelio del Castillo.

Combate en Sancti Spíritus y en la Invasión a Occidente. Regresa a Las Villas como inspector general del Ejército Libertador. Cruza la Trocha de Júcaro a Morón y llega a Oriente y de nuevo la pasa, libra varios encuentros.

Herido mientras cruza el paso de las Damas, el 18 de noviembre de 1896, muere heroicamente.

Así  lo recordaron algunos de sus compatriotas.

“El Brigadier Serafín Sánchez tiene cara de jefe; es muy simpático a pesar de ser serio; es culto y fino. Sus soldados, que es a quien más hay que creer en este sentido, dicen que es muy valiente”. Brigadier Bernabé Boza.

“De sólidos méritos y limpio corazón (…), el valiente y sensato cubano Serafín Sánchez. De soldado se anduvo toda Cuba, y adquirió gloria justa y grande. Es persona de discreción y de manejo de hombres, de honradez absoluta y de reserva, y como usted lo ve tiene de columna hasta la estatura”. José Martí sobre Serafín en carta a Eduardo Hidalgo Gato.

“Uno de los hombres de más dignidad y entereza que conozco, más sano y generoso y de utilidad verdadera para Cuba, es nuestro general Serafín Sánchez […] Su virtud y valor son una garantía para su patria y su consejo de orden será útil donde quiera que él esté”. José Martí.

 “Serafín Sánchez fue uno de los más activos, perseverantes y decididos defensores de la independencia patria; nunca desesperó de la victoria; su fe en la justicia de nuestra causa se sobrepuso siempre al desaliento que pudieran inspirar […] los fracasos del ideal redentor”. Juan Gualberto Gómez.

“Una vida de trabajo y heroísmo consagrada a la defensa de la patria, coronada por una muerte gloriosa, esa es tu historia”. General Alejandro Rodríguez.

 “La constancia fue la característica de su vida entera para luchar por las libertades patrias. Domingo Méndez Capote.

“Serafín Sánchez era un hombre bueno, patriota sincero y sin desmayos. Murió como había vivido: por la libertad y para la libertad. Si hay otra vida, su espíritu sonreirá al ver a Cuba libre e independiente, que fue su sueño y su aspiración”. Enrique Collazo.

Tomado de “Serafín Sánchez: de columna, hasta la estatura”, de Pastor Guzmán. Periódico Escambray, 2 julio, 2016 y Patriotas Cubanos X.

Zunzún te recomienda el libro Patriotas Cubanos X de la zunzunera más curiosa, Ana María Luján. Premio del Lector en el 2015 y que próximamente estará en las librerías. Este título recopila 104 semblanzas biográficas  de mujeres y hombres, algunos desconocidos, que fueron dignos patriotas.

¿La conoces?

La Plaza de la Revolución de Sancti Spíritus la adorna el conjunto escultórico dedicado a la memoria del mayor general Serafín Sánchez Valdivia, concebido por la reconocida artista espirituana Thelvia Marín Mederos. En él se admira la figura del patriota y la del soldado Quirino Amézaga, traído como esclavo desde África y alfabetizado.  En el borde inferior del monumento, frente a la explanada de la Plaza, se ubican nueve relieves (placas) que muestran pasajes de la épica del amigo de José Martí. La obra fue  inaugurada en 1980 y el pueblo donó parte del bronce utilizado.

 

Valorar:
Sin votos

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Normas

- Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

- No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

- Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Convocatoria a Premios

zunzun1

Boletín

Suscríbete a nuestro boletín digital.