Zunzún recuerda

Granma: La gran aventura del siglo

La Generación del Centenario asaltó el cuartel Moncada, sufrió la pérdida de valiosos compañeros y vivió intensamente la prisión fecunda en Isla de Pinos. El pueblo logró su excarcelación (1955) y ante la insostenible situación del país, se aceleró la organización de un movimiento que agrupó a todos aquellos cubanos patriotas que estaban dispuestos a luchar contra la dictadura batistiana.

Nació así el Movimiento Revolucionario 26 de Julio (M-26-7), el domingo 12 de junio de 1955, en la calle Factoría, no. 62 de La Habana Vieja. Obreros, campesinos y estudiantes comenzaron a integrarse en las filas clandestinas del M-26-7. Por el peligro de ser asesinados, muchos de ellos no pudieron quedarse en Cuba.

Fidel y un grupo numeroso se fueron a México. No más llegar, comenzaron a prepararse para volver a conquistar la libertad de la Patria. Se  convirtieron en protagonistas de la gran aventura del siglo como la llamara luego el querido Che Guevara.

 

El desembarco


   Después de vencer la furia del mar, un rato después, lograron ver la luz del Cabo Cruz. Fidel decidió detener el yate y escuchar las opiniones de sus compañeros. Finalmente ordenó poner rombo a las costas cubanas, hasta donde alcanzara el combustible.

 El Granma se detuvo cuando quedó varado en el fondo fangoso del mar, en un sitio llamado Los Cayuelos, a algo más de veinte cuadras de Las Coloradas. Alrededor de las seis de la mañana del 2 de diciembre de 1956, comenzó el desembarco de los expedicionarios.

Fidel pidió a René Rodríguez que bajara al mar para saber si el fondo era firme. El agua le dio por la cintura y, aunque resbalaba, no se hundía. Sacaron un bote, pero quedó enterrado. Solo era posible llegar a pie a la costa.

   Lo que tenían delante no era una playa, sino una manigua tupida de troncos de mangle rojo y blanco, con sus duras raíces fuera del agua, donde se enredaban y lastimaban las piernas, los cuerpos… y se rompían las botas, los uniformes, la piel… El agua era como un caldo de fango frío con mal olor.


  Durante más de dos horas caminaron rodeados de mosquitos, jejenes, cangrejos… Por un momento pensaron que habían llegado a una islita, pero comenzaron de nuevo el mangle, la hierba cortadera que los lastimaba.


  Habían perdido parte de las armas y equipos, pero estaban decididos a continuar. Al fin, emocionados, pisaron la tierra de la Patria que venían a liberar.


  Vendrían días de angustia, de luchas y sacrificios, de alegrías y victorias.

  El Ejército Rebelde que acababa de nacer este 2 de diciembre de 1956, llegaría a La Habana, glorioso, multiplicado, en los primeros días de enero de 1959. Este fue el embrión de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias.

El Granma siguirá navegando junto a los cubanos en pos de nuevas victorias.

 

 

Valorar:
Sin votos

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
Normas

- Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.

- No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.

- Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Convocatoria a Premios

zunzun1

Boletín

Suscríbete a nuestro boletín digital.